Preguntas frecuentes

Atardecer en Nemaclys
Vuelo al Mediodía en Caldera
Aterrizaje en biplaza

En Nemaclys apostamos a que SÍ es seguro. La seguridad en este deporte depende mucho de haber tenido una buena formación y de contar con un equipo adecuado de vuelo. Para minimizar riesgos es importante conocer nuestro nivel como piloto y en qué condiciones meteorológicas podemos volar y en cuáles no. En nuestra escuela contamos con instructores altamente preparados y contamos con alas de escuela que son las más fáciles de pilotar. Nuestros alumnos solo vuelan en condiciones muy suaves y laminares, minimizando así los riesgos. En los vuelos biplaza podemos asegurar que las condiciones y entorno que ofrece el vuelo de Caldera son de los más seguros del país.

En el vuelo en parapente despegamos en pocos pasos y los aterrizajes son igualmente suaves. Si se puede caminar, se puede volar. Sin embargo para personas con algún tipo de discapacidad es conveniente reportarlo durante la reserva.

La desagradable sensación de mareo que sentimos cuando tenemos miedo a las alturas es popularmente conocida como vértigo, pero desde el punto de vista médico es fobia a las alturas. Este vértigo se produce ante una gran altura, cuando los pies y las manos están en contacto con una superficie. En el parapente no se da esta situación y, aunque se vuela a una altura considerable, la sensación de vértigo es nula.
Esto es así porque mientras volamos en parapente nos faltan referencias espaciales, es decir, no tenemos referencia con el suelo ni con ningún punto fijo, sino que estamos deslizándonos por el aire.
La inmensa mayoría de las personas no se marea, pero siempre hay gente más sensible que otras. Es recomendable no beber alcohol, ni comer en exceso antes de volar y venir bien descansado.

Una brisa constante, de entre 15 y 25 km/h, es la intensidad de viento ideal para volar en parapente. Esto nos permite ganar altura (no se trata de un vuelo de descenso) y poder aterrizar en el mismo lugar desde el que hemos despegado.

En caso de que el vuelo termine con el aterrizaje en una zona distinta al despegue, una transporte de Nemaclys recoge al cliente para devolverlo al punto de encuentro.

Las condiciones meteorológicas que nos impiden volar se dan cuando hay viento fuerte o lluvia. Pero si se puede volar…¡estamos todos los días y épocas del año!

En Nemaclys hemos contado con pasajeros entre 5 y 88 años. De hecho, disponemos de equipos especiales para niños por su menor estatura y peso, con sillas-arnés más pequeñas para adaptarla mejor y con mayor seguridad. Los niños de 7 años pueden volar solos en parapente biplaza con el permiso de sus padres. Si tienen 5 ó 6 años recomendamos hacer un vuelo en triplaza: piloto y el niño acompañado por un adulto.

Cuando vamos a volar se despega suavemente; una breve carrera y ya estamos en el aire. En el aterrizaje nos posamos despacio, utilizando los pies, a veces tenemos que dar una pequeña carrerita de unos pasos. Ello dependerá de la intensidad del viento, pero siempre todo con suavidad. El piloto indicará al pasajero las instrucciones para sentarse o incorporarse de la silla en el momento del aterrizaje.

Nuestro punto de encuentro es el punto de despegue de Nemaclys. Para acceder desde el Puerto Caldera, a 2.5 km NW, por la 26, hasta el desvío donde hay un cartel de Nemaclys. El acceso por la pista de tierra está en buen estado hasta Nemaclys. Una vez allí, a 50 metros de la entrada a la izquierda está la zona de despegue, donde les estaremos esperando. Por favor sean puntuales.

En el parapente es posible volar con un amplio rango de pesos: desde los 30 Kg. hasta los 120 Kg. Dependiendo de las condiciones meteorológicas, estos límites pueden variar. En Nemaclys contamos con una amplia gama de parapentes y sillas para todos los pesos y tamaños.

Los vuelos en la costa son siempre muy agradables, ya que la brisa suaviza las temperaturas. Se puede volar perfectamente en pantalón corto y camiseta. Aunque siempre es recomendable una camiseta de manga larga para proteger la piel de los brazos del sol. Durante la estación húmeda, evidentemente, puede llover pero normalmente lo hace por la tarde. Es importante un calzado cerrado apropiado y evitar las chancletas.

Llevar un calzado acorde con la actividad. Las zapatillas o preferiblemente botas que protejan los tobillos son ideales para salir a volar. Debemos evitar el calzado ligero como las chancletas, las sandalias y los tacones. Una suela con buen agarre es muy recomendable.

Debes traer es una ropa cómoda, como chándal, pantalones vaqueros, ropa de montaña, que nos permita tener movilidad, una botas preferiblemente de caña alta para que nos sujete bien el tobillo, guantes finos (tipo deportivos) y gafas de sol (si utilizamos habitualmente). Todo lo demás lo ponemos nosotros.

Nemaclys imparte sus cursos de aprendizaje en el paraje conocido como los Altos de Caldera (Puntarenas) a apenas 1 hora de San José. Una curiosa elevación en el terreno que por sus características es ideal para los cursos de iniciación. Tanto la zona de despegue como los aterrizajes, son amplias superficies que hacen del paraje un lugar muy práctico y seguro, sobre todo para los primeros vuelos. En Nemaclys tenemos la zona de vuelo y el aula para nuestras clases de teoría.

Recomendamos siempre empezar haciendo un vuelo biplaza, posteriromente el curso de iniciación al parapente y una vez que tengamos un buen control del ala en tierra, realizar unos buenos aterrizajes y despegues, estaremos preparados para empezar el curso de progresión.

El tiempo hasta finalizar el curso de iniciación depende mucho de las habilidades personales, de las condiciones meteorológicas y de la disponibilidad que tengamos. En Nemaclys recomendamos hacer los cursos de una manera continua sin dejar mucho tiempo entre clases para no perder el contacto con la actividad.
Habilidades:
El aprendizaje es relativamente sencillo y no requiere de una forma física excepcional. Hemos tenido alumnos de más de 60 años y están volando con el espíritu de un niño.
Condiciones Meteorológicas:
Los cursos se realizan durante todo el año. Hay épocas que son más propensas a la lluvia, otras al viento fuerte, al calor, a fuertes anticiclones o vientos flojos. Pero en todas ellas podemos aprovechar días buenos para la realización de cualquiera de nuestros cursos.
Disponibilidad:
Cuanto más flexible sea su horario más probabilidades tenemos de aprovechar los días buenos. Pero si solo dispones de fines de semana, no se preocupe, estamos a su disposición. Los instructores de Nemaclys se amoldan a sus horarios, ya que estamos de lunes a domingo. Eso sí, por razones de seguridad es importante tener una continuidad en tu formación; y no es necesario un mínimo de alumnos.

En la escuela de Nemaclys contamos con equipos de todas las tallas, desde los 45kg hasta los 110kg, para que cada alumno cuente con el más apropiado a su peso.

Estamos asociados la Asociación de Parapentistas ASPA, la cual busca regular todo lo concerniente al vuelo libre en Costa Rica, desde licencias internacionales, cursos para principiantes con instructores verificados y certificados, además de tener un contacto directo con aviación civil para que aprueben los respectivos lugares de vuelo en parapente que existen en el país.

¡¡Sí es posible!! Pero siempre bajo unas condiciones concretas. Dependerá de las condiciones meteorológicas y que la suma total de los pesos no excedan los máximos, para que el vuelo sea divertido y seguro. Normalmente se vuela en triplaza: dos adultos y un niño.