La Espiral es la maniobra más efectiva para perder altura. Durante la Espiral el piloto está al mismo nivel que la vela, mientras que el borde de ataque está apuntando al suelo (incluso en línea con el horizonte), y el piloto gira muy rápido en torno a un centro que está cerca del ala. La tasa de caída puede ser más de 20m/s y la velocidad de rotación del piloto unos 110 km/h, lo que también genera una fuerza-G considerable.

Entrada: Carga el peso a la derecha y comienza a tirar el freno derecho gradualmente. El parapente comenzará a girar y acelerar hacia la Espiral. Si tiras más freno, el borde de ataque comienza a apuntar al suelo y tu tasa de caída aumenta infernalmente…
¡DEBES APRENDER ESTA MANIOBRA PROGRESIVAMENTE! AL PRINCIPIO PRACTICA SOLO HACIENDO GIROS CERRADOS CON MENOS PESO Y FRENO PARA APRENDER A RECUPERARLO DE FORMA SEGURA.

Salida: Debida a la alta estabilidad de la construcción del parapente, si te centras y sueltas el freno, normalmente el parapente sale de la espiral espontáneamente en un par de vueltas. También se puede ayudar un poco con el comando externo.

Atención!: Muchos parapentes, especialmente aquellos de poco alargamiento (DHV 1, 1-2) son “inestables en espiral”. Esto significa que si se suelta el freno en una Espiral rápida (supongamos unos 14 m/s) el parapente acelera más, en vez de salir del Espiral, y no se recupera espontáneamente si el piloto no hace nada. En inglés se le dice Espiral “Nose Down” o “Over the Nose” (Nariz abajo). Si esto ocurre, tira el freno externo con fuerza (quizá con ambas manos), o bombea ambos frenos simétricamente lo más fuerte que puedas para sacar el parapente de la situación estable.

El peligro más grande sin discusión de la Espiral es el no poder recuperarlo a baja altura y a alta velocidad (posiblemente a más de 70km/h). EN ESTE CASO, SI ESTÁS A MENOS DE 300 METROS SOBRE EL SUELO, ¡ARROJA INMEDIATAMENTE TU RESERVA!. En una Espiral bloqueada el piloto debe resistir altas fuerzas-g (incluso por sobre 4G) y por la carga constante, la sangre no llega bien a la cabeza y puede causar pérdida de visión o “blackout” (inconsciencia) lo que puede resultar igualmente en la muerte.
La DHV prueba los parapentes en Espiral hasta -14 m/s, por lo que el sobrepasar esta tasa de caída puede resultar en comportamientos distintos a lo esperado del parapente.

Fuente: JUSTacro.