Ryan es un joven muchacho que lleva escrito en su mente un pensamiento que guía su vida: “No se puede renunciar a aquello en lo que no dejas de pensar todos los días”. Quiso volar, como cualquier persona, experimentar, aprovechar el momento, disfrutar del viento. Aunque atado a una silla de ruedas en la tierra pudo ser libre en el cielo. Un ejemplo de superación humana para todos. Enhorabuena Ryan!!!